Ideal para niños

Menos intimidante para los niños. Como la resonancia magnética no produce radiación ionizante perjudicial, pueden estar acompañados por la madre o el padre, aunque no va a ser necesario. La tranquilidad que da estar sentado y la sujección del miembro a examinar esta máquina impide la movilidad típica de los niños que muchas veces hacen repetir la prueba. Aquí no usamos sedación.